ichthyselEvangelio.es
encuentra el evangelio que buscas


Evangelio: Lucas 8,18-42.

18 Mirad, pues, cómo oís
19 Se le presentaron su madre y sus hermanos, pero no podían llegar hasta él a causa de la gente.
20 Le avisaron: "Tu madre y tus hermanos están ahí fuera y quieren verte."
21 Pero él les respondió: "Mi madre y mis hermanos son aquellos que oyen la palabra de Dios y la cumplen."
22 Cierto día subió a una barca con sus discípulos y les dijo: "Pasemos a la otra orilla del lago." Y se hicieron a la mar.
23 Mientras ellos navegaban, se quedó dormido. Se abatió sobre el lago una borrasca
24 Entonces, acercándose, le despertaron, diciendo: "¡Maestro, Maestro, nos hundimos!" Él, habiéndose despertado, increpó al viento y al oleaje, que amainaron y sobrevino la bonanza.
25 Entonces les dijo: "¿Dónde está vuestra fe?" Ellos, llenos de temor, se decían entre sí maravillados: "Pues ¿quién es éste, que conmina a los vientos y al agua, y le obedecen?"
26 Arribaron a la región de los gerasenos, que está frente a Galilea.
27 Al saltar a tierra, vino de la ciudad a su encuentro un hombre, poseído por los demonios, y que hacía mucho tiempo que no llevaba vestido, ni moraba en una casa, sino en los sepulcros.
28 Al ver a Jesús se echó a sus pies, gritando con gran voz: "¿Qué tengo yo contigo, Jesús, hijo de Dios Altísimo? Te suplico que no me atormentes."
29 Es que él había mandado al espíritu inmundo que saliera de aquel hombre
30 Jesús le preguntó: "¿Cuál es tu nombre?" Él contestó: "Legión"
31 Y le suplicaban que no les mandara irse al abismo.
32 Había allí una gran piara de puercos que pacían en el monte
33 Los demonios salieron de aquel hombre y entraron en los puercos
34 Viendo los porqueros lo que había pasado, huyeron y lo contaron por la ciudad y por las aldeas.
35 Salieron, pues, a ver lo que había ocurrido y, llegando donde Jesús, encontraron al hombre del que habían salido los demonios, sentado, vestido y en su sano juicio, a los pies de Jesús
36 Los que lo habían visto, les contaron cómo había sido salvado el endemoniado.
37 Entonces toda la gente del país de los gerasenos le rogaron que se alejara de ellos, porque estaban poseídos de gran temor. Él, subiendo a la barca, regresó.
38 El hombre de quien habían salido los demonios le pedía estar con él
39 "Vuelve a tu casa y cuenta todo lo que Dios ha hecho contigo." Y fue por toda la ciudad proclamando todo lo que Jesús había hecho con él.
40 Cuando regresó Jesús, la muchedumbre le recibió con agrado, pues todos le estaban esperando.
41 Llegó entonces un hombre, llamado Jairo, que era jefe de la sinagoga, y, cayendo a los pies de Jesús, le suplicaba entrara en su casa,
42 porque su hija única, de unos doce años, se estaba muriendo. Mientras iba, la gente le ahogaba.



COMENTARIOS SOBRE ESTE EVANGELIO:



Realiza cualquier consulta a traves de google:




O busca dentro de nuestra página:

Google
Web www.elevangelio.es
Acceso

Usuario:

Contraseña:


Todavia no eres miembro a que esperas registrate


Jesús Alonso-www.elevangelio.es-2012© | Condiciones de uso | Contacto | Mapa del Sitio | Acerca de | www.bibliaviva.info